+34 93 302 74 45 hello@qrcode.es

Imagina que existe un tipo de nenúfar, un nenúfar mágico. Tiene la particularidad de que cada noche, justo antes de salir el sol, FLAP!, se reproduce y crea un clon de sí mismo.

Imagina que un día lanzamos uno de esto nenúfares mágicos a un lago y que dejamos que se reproduzca indefinidamente. Así, el primer día tendremos un nenúfar flotando, el segundo día el lago amanecerá con 2 nenúfares,  el tercero con 4, 8, 16, 32, etc. y así sucesivamente.

La pregunta es: el día anterior al que el lago apareció totalmente cubierto de nenúfares, ¿qué proporción de su superfície total estaba cubierta?.

Piensa unos instantes y sigue leyendo…

Solución: La mitad*. Sí, el día anterior a estar totalmente cubierto de nenúfares estaba tan sólo a la mitad (1/2), y el día anterior a una cuarta parte (1/4), y el anterior a una octava (1/8).

En muchas de nuestras charlas acerca del desarrollo y adopción de los QR-Codes a lo largo de los últimos 4 años, hemos contado esta historia en innumerables ocasiones para ilustrar como creíamos que se iba a producir este crecimiento. Ya en 2008 lo anunciábamos (leer Cumplimos un año!), en el 2010 remarcábamos esta tendencia (leer Es exponencial joder, es exponencial!) y a lo largo del 2011 se ha reafirmado.

Google Insights en tiempo real para «qr code»

Es un error fatal realizar predicciones sobre fenómenos de crecimiento exponencial en base a una foto estática. Nos puede llevar a la errónea sensación de que un fenómeno es incipiente, de que hay tiempo, de que podemos reaccionar, pero no es así.

Es un error fatal realizar predicciones sobre fenómenos de crecimiento exponencial en base a una foto estática

Cuando algo es más valioso a medida que más personas lo están usando (ej. un teléfono) y su uso se extiende tiene lugar la economía de red y el fenómeno es imparable. Los QR-Codes están teniendo este tipo de comportamiento con el añadido de que son de libre acceso y creación.

Otros ejemplos de fenómenos que se han desarrollado de forma exponencial serían el uso del teléfono móvil o de las redes sociales. 

*Nota: en una de nuestras charlas en las que contamos esta historia, un asistente dijo con razón que el cálculo era erróneo. Si la superfície total del lago no es un múltiplo de 2 veces el tamaño del nenúfar,  el día anterior a estar totalmente cubierto no estará a la mitad si no algo más de la mitad.

Para los que quieran aportar un poco de precisión a la historia pueden añadir que el primer nenúfar mide 1m2 y que el lago tiene una superfície de 536870912m2. Así, al cabo de un mes (de 30 días) estará totalmente cubierto y el día 29 tan sólo a la mitad.

La historia la contó un profesor de sociología de la UB, Daniel Raventós, para ilustrar no recuerdo qué y es de lo poco que recuerdo de la carrera que espero no olvidar exponencialmente.

Comparte este post

Share this post with your friends!