Emparejar dispositivos via QR-Code

Estamos muy acostumbrados a que exista interacción, intercambio de información y/o el control entre dispositivos (Ej.: auriculares inalámbricos, mandos a distancia, manos libres, AirPlay, llaves de garaje, etc.)

Hasta el momento, las tecnologías que intervienen en el emparejamiento o la comunicación entre dispositivos han sido: cables, IR (infrarrojos), Bluetooth, entre otros. En todos estos casos el enlace o el proceso de emparejamiento por lo general ocurre offline y se llevan a cabo “in situ”.

Parece que los códigos QR están creando un nuevo terreno de juego. Una forma nueva y más inteligente de hacer las cosas. Cada vez que un dispositivo tiene la capacidad de capturar y procesar una imagen (Ej.: un smartphone), puede capturar un QR y hacer tantas otras cosas que no sean sólo ir a una URL, añadir un contacto, crear un  mensaje SMS, etc.

Si puedes emparejar dos dispositivos (o más) con un QR-Code y gestionar su interacción con un servidor on-line las posibilidades son infinitas.

Recientemente hemos empezado a utilizar en nuestras presentaciones una aplicación muy curiosa: de Mobo. Es gratuita y está disponible tanto para iOS como para Android. ¿Qué hace? Una vez se haya instalado una extensión de Chrome gratuita en el ordenador, se te pide que escanees un QR-Code en la pantalla para que el servidor sepa qué dispositivo (Ej.: mi iPhone) tiene que controlar qué (Ej.: mi presentación).

Una vez que ambos dispositivos están emparejados se puede controlar la presentación que se haya subido previamente a Dropbox, Google Drive, Slideshare o Scribd y se puede controlar con el smartphone de igual modo que si estuviera utilizando un control remoto IR/Bluetooth. Es incluso más cool que usar el Remote Keynote 😉


Slideshare presentation Remote
from Jeff Lin

Hay muchos escenarios en los que este concepto tiene sentido. Hemos visto ya cosas en esta línea pero lo mejor está por venir:

Cámaras. En un curso que impartí en Logroño un estudiante* propuso un whatif interesante. Me preguntó si es posible que una cámara, digamos una Canon, puede escanear un QR-Code. Le dije que creo que no (todavía). Porque, ¿qué pasa pudieras escanear un QR y que la cámara se ponga automáticamente en  algún modo y configuración específica para que pueda tomar una foto (Ej.: en un museo) o que el contenido fuera enviado un servicio de impresesión específico (con un QR obviamente)? ¡GESTIÓN DE LA COMPLEJIDAD!

Escaparates Intelligentes. Una adolescente está mirando una pantalla gigante en un escaparate de Mango y escanea un QR. De repente puede interactuar con una pantalla y jugar con el contenido en tiempo real, interactuando desde su smartphone. Examinar la ropa, reproducir videos, etc. ¡IMPLICACIÓN! (engagement para los de SM 😉

Google Glass. Roger nos dijo después que publicáramos nuestro último post que Google Glasses se vinclula a tu cuenta de Google con un QR-Code. ¡ACTIVACIÓN!

Chrome Experiments. Como publicábamos en este post existen ya experimentos para interactuar con el PC desde el smartphone via QR. En este caso con una UX revolucionaria Google+. ¡INTERACCIÓN!

Máquinas arcade. Si quieres jugar, digamos al Pacman (en los’80 los smiley estaban comiendo fantasmas). Tan sólo con escanear un QR-Code en la pantalla y tu smartphone se convierte en el controlador. ¿Y si, a la vez que escaneas el QR-Code pagas por la partida con tu plataforma de pago móvil?. Sin necesidad de ningún chip ni aparato. ¡EFICIENCIA RADICAL!

 Hay muchos más casos que no podemos ni imaginar. Una vez más vemos que el poder de los códigos QR radica en su simplicidad.

Los QRs nos apasionan y disfrutamos pensando en qué pasaría si…

* No le cito porque yo no tengo sus datos de contacto. Chico con gafas y barba, si lees este post envíame tu web / twitter y actualizamos el post;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *